Falsos mitos dentales: las caries siempre duelen